Volver al listado de noticias

EL EJEMPLO DE TRASMEDITERRÁNEA EN LA FORMACIÓN DE LOS MARINOS PROFESIONALES

  • Gente del mar
  • Educación marítima y náutica
  • Navieras

JUAN ZAMORA 22/08/2015

Blog: "El barógrafo"

El próximo 14 de octubre está previsto celebrar en la Facultad de Náutica de Barcelona un debate sobre las prácticas profesionales de los alumnos de náutica y máquinas. Esas prácticas, obligatorias y necesarias para obtener los títulos de oficial, primero, y capitán o jefe de máquinas después, constituyen desde hace años un serio problema. No hay navieras ni buques que acepten enrolar alumnos en condiciones adecuadas para su formación.

Hace años que la Comisión Europea está tratando de paliar el problema de las prácticas reglamentarias de los marinos, pues la situación afecta a todos los países europeos que antaño tuvieron grandes flotas, pero que ahora abanderan los buques en registros de conveniencia, hurtando a los Gobiernos respectivos la capacidad de obligar a las navieras a embarcar un mínimo de alumnos en cada buque.

Resulta conveniente en esta situación recordar el ejemplo de la Compañía Trasmediterránea, en la que la casi totalidad de los marinos españoles, de generaciones sucesivas, hemos realizado todos o parte de los días de mar que nos exigían para acceder a los títulos superiores.

La Compañía Trasmediterránea gozaba de una ventaja imbatible. Sus rutas, cortas, regulares y constantes, permitían convertir cada día de embarque en un día de mar. Nada de padecer largas fondeadas, inútiles para cubrir las singladuras prácticas reglamentarias; nada que temer de largas estadías en puerto.

Además, los capitanes, jefes y oficiales de la Compañía solían cumplir con creces el papel de ejemplo y guía de agregados y alumnos. Tal vez por el hábito –todos los buques de Trasmediterránea llevaban siempre, casi, el máximo de alumnos permitido- o porque sus tráficos les permitían una vida social menos arisca que el resto de las navieras, el hecho objetivo es que los alumnos se sentían bien tratados en los buques de Trasmediterránea. Se respetaban los horarios y se les encomendaban sólo aquellas tareas que tenían que ver directamente con su formación. Por supuesto, en ningún caso se utilizaba a los alumnos como mano de obra barata o complementaria para suplir a mozos, marineros o engrasadores, una reprobable conducta que no era infrecuente hallar en buques de otras compañías.

El próximo día 14 de octubre celebraremos una jornada para debatir el problema de las prácticas profesionales de los marinos mercantes. Valgan estas líneas como homenaje a una naviera, la Compañía Trasmediterránea, que ha realizado un papel magnífico en la formación de los oficiales y que forma parte del mejor recuerdo de los marinos españoles.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda