Volver al listado de noticias

EL CRECIMIENTO AZUL, LA SOSTENIBILIDAD INTEGRADA Y LA PROMOCIÓN DEL TRABAJO DECENTE EN LA MAR.

  • Gente del mar
  • Derecho marítimo
  • Navieras
  • Pesca
  • Internacional

NAUCHERglobal, Ricardo Enebros 17/06/2017

Entre el 5 y el 9 de junio se celebró en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, la primera Conferencia de los Océanos para apoyar la consecución del objetivo de desarrollo sostenible número 14: conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos. Coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos, se dieron cita en Nueva York representantes de los gobiernos de los Estados miembro, organizaciones internacionales, la sociedad civil, el sector privado y la comunidad científica y académica.

Representando a la ITF (Federación Internacional de los trabajadores del Transporte), nuestra colaboradora Luz Baz fue invitada a participar en dos eventos paralelos a la Conferencia. Uno de ellos organizado por la delegación española, encabezada por el recién nombrado Secretario General de Pesca, Alberto López, y por Julio Morón, gerente de la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC); y el otro auspiciado por la Organización Internacional del Trabajo y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

La cumbre de las Naciones Unidas celebrada en septiembre de 2015 respaldó la Agenda 20-30 para el desarrollo sostenible, incluyendo 17 objetivos y 169 metas que abarcan un conjunto de medidas relacionadas con cambios técnicos, institucionales y normativos en aras a un desarrollo sostenible integral, en las tres dimensiones: económica, social y ambiental.

Varias metas del objetivo de desarrollo sostenible, “ODS 14 Vida submarina”, también conocido como “objetivo azul”, en torno al que giraba la Conferencia de los Océanos, además de velar en general por la mejora de la conservación y el uso sostenible de los recursos oceánicos, exigen medidas específicas en relación al sector marítimo-pesquero. Sobre ellas versaron algunos de los eventos paralelos a la Conferencia, entre ellos:

-          La reglamentación eficaz de la explotación pesquera, para poner fin a los excesos de captura y a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU)

-           Abordar las subvenciones dañinas que conducen a la sobrepesca

-          Aumentar los beneficios económicos de la ordenación sostenible de la pesca y la acuicultura y facilitar el acceso de los pescadores en pequeña escala a los recursos marinos y a los mercados;

-          Instar a los Estados miembros a aplicar las disposiciones del Convenio de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM, UNCLOS en siglas inglesa), una medida que exige aumentar el ejercicio de responsabilidad de los Estados del pabellón de acuerdo con el CNUDM

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) deben ser interpretados de manera integradora, por lo que, su desarrollo conjunto es importante para el futuro de la pesca, así como para la Iniciativa sobre el crecimiento azul promovido por la FAO y otras agencias de Naciones Unidas.

El evento organizado por la OIT, abordando el trabajo decente en el contexto de la economía azul, partía de la concepción del océano como lugar de trabajo del que dependen, según datos de la propia OIT, más de 350 millones de personas (en marina mercante, pesca, acuicultura y turismo). La intervención de la representante de la ITF en este evento se centró en el análisis de la diferente protección que existe a nivel legislativo y de control entre los trabajadores del sector pesquero y los de la marina mercante, así como en resaltar y evidenciar, en base a la experiencia de ITF, el vínculo que existe entre la pesca ilegal y la explotación de los trabajadores. Luz Baz concluyó que un desarrollo sostenible integral pasa por la abolición de las prácticas abusivas y, por lo tanto, por la aprobación de un marco legislativo uniforme a nivel internacional en materia socio laboral, también para el sector pesquero. Mientras el Convenio sobre el Trabajo Marítimo (CTM 2006) está demostrando ser una herramienta útil para la mejora de las condiciones de los marinos mercantes y la lucha contra los abusos que todavía se producen, el homólogo en el sector pesquero, el convenio 188 de la OIT, que entrará en vigor el próximo mes de noviembre, ha sido ratificado sólo por 10 Estados, de los cuales sólo tres son europeos.

Según Luz Baz a nivel europeo, el crecimiento azul es, según reza la página de la Comisión Europea sobre Asuntos marítimos, la contribución de la Política Marítima Integrada en la consecución de los objetivos de la Estrategia 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. En línea lo anterior y con el trabajo que en la ITF consideramos pendiente y de urgente consideración, quiero hacer referencia a la resolución del comité del diálogo social del pasado 10 de mayo, que fue firmada por la Confederación General de Cooperativas Agrarias en la Unión Europea (COCEGA); Europeche, en representación de los armadores; y por la ETF, la oficina europea de la ITF, en representación de los trabajadores del sector.

Basándose en la experiencia y datos recogidos por los inspectores de la ITF, se identifican en la resolución varios indicadores que constituyen serios incumplimientos de los principios y derechos fundamentales con respecto a los trabajadores inmigrantes en una parte  del sector pesquero europeo. Como es sabido, el sector pesquero se ha globalizadoprofundamente en las últimas décadas, la contratación de tripulantes de países en desarrollo es una constante y el vínculo entre pesa ilegal y abusos a los derechos humanos está ampliamente documentado.

Concluye la resolución, una vez más, instando a los Estados miembros a actuar de acuerdo con las responsabilidades que como Estado de bandera les otorga el artículo 94 de CNUDM, ejerciendo de manera efectiva su jurisdicción y control en aspectos sociales sobre los barcos bajo su pabellón.

El evento organizado por la Delegación Española y OPAGAC, presentado por Román Oyarzun Marchesi, embajador español en Naciones Unidas, tenía como objetivo promover la iniciativa de certificación llevada a cabo por OPAGAC con el apoyo de la Administración española. La norma AENOR “Atún de Pesca Responsable” fue explicada en detalle con las intervenciones de Alberto López, Secretario General de Pesca; Julio Morón, gerente de OPAGAC; Mario Calderón (AENOR);  Stephan Jermendy (Enviromental Justice Fundation, EJF); y la ITF.

Los promotores de la norma y las entidades participantes en su redacción, conscientes de la necesidad de alcanzar una sostenibilidad integral en el ámbito pesquero, decidieron desde las primeras sesiones incluir condiciones sociales y de seguridad en el trabajo en la Norma AENOR,  basadas en el Convenio 188 de la OIT, incluso antes de que éste entre en vigor. 

España, ha declarado Luz Baz, está liderando la lucha contra la pesca ilegal y, a través de iniciativas como la presentada en el evento de Naciones Unidas, ayudando a promover el trabajo decente en un sector del que somos altamente dependientes. No obstante, alcanzar un desarrollo sostenible integral pasa por la abolición de las prácticas abusivas y la violación de derechos que todavía se producen en partes del sector y por lo tanto, por la aprobación de un marco legislativo uniforme a nivel internacional en materia socio laboral, también para el sector pesquero. Es preciso recordar que no solamente el déficit normativo, sino también la falta de una clara competencia jurisdiccional y la poca voluntad - o capacidad- de aplicación de las normas por algunos Estados de pabellón da lugar a una inadmisible impunidad a nivel internacional, generando una profunda competencia desleal dentro de la industria. Promocionar el consumo responsable e informar al consumidor, es también parte del crecimiento azul, y es ahí donde la Norma AENOR goza de una importante relevancia.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda