Volver al listado de noticias

EL CLÚSTER NÁUTICO ENFOCA SU ESTRATEGIA EN PROMOCIÓN, FORMACIÓN, ENTORNO Y NUEVAS OPORTUNIDADES

  • Náutica de recreo
  • Administración marítima
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Daniel Molero 07/04/2014

Esta mañana se ha celebrado en Barcelona la tercera sesión informativa del Clúster Náutico, en la que su presidente Toni Tió y el director de la organización, Alejo Trullàs, entre otros, han dado a conocer las líneas maestras de la estrategia a corto, medio y largo plazo de la entidad.

Transcurridos seis meses de las acciones iniciales, en las que los promotores del Clúster se han entrevistado con una treintena de empresas locales y otras tantas internacionales, han realizado –como ya ha publicado NAUCHERglobal- dos reuniones públicas, otras ocho sesiones de los diferentes grupos de trabajo y un par de encuentros de reflexiones; sus responsables han explicado las principales conclusiones a que han llegado que, fundamentalmente, convergen en la mejora de aspectos relacionados con los servicios, el ámbito jurídico, la comunicación, la formación y la I+D.

De esta manera, tras la primera exposición de Trullàs, en la que ha hecho mención al encuentro anterior (ver noticia relacionada) diferentes ponentes han abordado las cuatro líneas de trabajo sobre las que se pretende actuar: promoción, formación, entorno y nuevas oportunidades; centrándose mucho en las mayores esloras que a la postre son las que pueden aportan un mayor margen de beneficio e ingresos.

Sobre la promoción, se ha explicado el contexto actual en el que se encuentra el sector, donde consta una falta de estrategia conjunta de los agentes, la definición de un mensaje claro y el aprovechamiento de las posibles sinergias entre empresas implicadas y Administración. El tratamiento vendrá dado de la mano de la elaboración de un plan de comunicación, detallar el modelo de grandes esloras para Barcelona, la creación de un catálogo de ofertas, y la promoción publicitaria, además de la estancia en las principales ferias y congresos del segmento.

En este sentido, Toni Tió ha incidido en la importancia de los acuerdos, como el rubricado la semana pasada en Miami con la Asociación de Industrias Marítimas del Sur de Florida (ver noticia relacionada) por cuanto reportará beneficios mutuos en el intercambio de tecnologías, formación, experiencia industrial o promoción internacional conjunta.

Sobre la línea de acción de formación, desde el Clúster han explicado que en el contexto actual existe una falta de visibilidad de los estudios náuticos y cierto vacío educativo, con dificultad para dar entrada a diferentes –nuevas- disciplinas, o falta de formación vinculada a los aspectos marinos a todos los niveles.

Desde este grupo de trabajo creen necesario potenciar cuatro ámbitos fundamentales: la educación superior, la profesional, la continua y establecerse en centros de primaria y secundaria. Para lograrlo es necesaria la implicación de empresas con instituciones educativas que creen mayores sinergias, además de la formación para las tripulaciones (a grandes esloras), la necesidad de dotar al segmento náutico de profesionales técnicos cualificados o la homologación de las titulaciones. En cualquiera de los casos, el inglés se define como lengua prioritaria.

Respecto al entorno –probablemente la línea de acción de mayor complejidad- el contexto actual muestra como existe un hábitat administrativo y legal demasiado complejo en el conjunto del país, además de haber una falta de comunicación entre empresas y también de conocimientos sobre el funcionamiento de las diversas administraciones. A estos elementos se les debe sumar la poca agilidad, la inflexibilidad o escasa transparencia.

Quizá una ayuda vital pasaría por la creación de una ventanilla única sectorial en la que se vieran implicados las tres principales administraciones que forman parte del sector náutico: Marina Mercante (englobando a los puertos), aduanas y tributos e Interior (Policía y  Guardia Civil). Cabe llegar a un punto donde homogenizar la seguridad jurídica para las embarcaciones y los yates de recreo: fondeo, practicaje, charters, matriculaciones, una normativa de seguridad adaptada a los fabricantes, y cuidar el agravio comparativo con Francia o Italia en la expedición de los visados y de los permisos temporales para los tripulantes que no pertenezcan al acuerdo Schengen que, al parecer, se saltan en los puertos de Estados competidores.

Finalmente, en la línea de acción sobre las nuevas oportunidades, el contexto en el que nos encontramos es que las empresas tienen poco conocimiento de qué necesitan las grandes esloras. Por este motivo pierden la opción de ofrecer nuevos servicios y conseguir una excelencia.

Sobre este punto se ha notado una falta de oferta local para una atención de excelencia a grandes esloras. Así, entre las actividades previstas estaría el crecimiento del turismo para tripulaciones, la creación de un calendario de acontecimientos y promoción que podría llegar a dinamizar a las pymes, y la profesionalización de los servicios, tanto en el ámbito de la náutica tradicional (mayoritaria en Barcelona), como para las grandes esloras, mercado donde se pretende posicionar la capital catalana.

Tanto Trullàs como Tió han advertido que el reto no es sencillo, pero que la potencialidad de Barcelona, como marca de primer orden, debería ser un elemento de dinamización de un sector en el que, a escala mundial existen cerca de 5.000 yates de más de 24 metros de eslora, el 70% de los cuales se mueven prioritariamente por el Mediterráneo.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda