Volver al listado de noticias

EL ‘CHESHIRE’ DESCARGARÁ EN MOTRIL EN LOS PRÓXIMOS DÍAS

  • Seguridad marítima
  • Salvamento Marítimo
  • Administración marítima
  • Puertos

NAUCHERglobal, Ricardo Enebros 26/09/2017

La peripecia del granelero británico CHESHIRE, cuya carga de fertilizantes entró en combustión mientras navegaba por aguas de las islas Canarias, parece encaminada a su fin. Tras las oportunas inspecciones por los técnicos de la Administración marítima, el buque fue autorizado a entrar en el puerto de Motril, a donde había llegado desde Canarias remolcado y bajo el control de la empresa de salvamento contratada por el armador para tratar la emergencia, la norteamericana Resolve. En los próximos días ha de comenzar la descarga aprovechando la existencia en la zona de una fábrica de fertilizantes que puede hacerse con del cargamento.

Las injerencias políticas en la labor de la Dirección General de Marina Mercante, cuya gestión de la emergencia mereció la felicitación del Registro y de los armadores del CHESHIRE, unida y coordinada con la simpleza ecologista y la estulticia del partido Podemos, enturbiaron el tratamiento profesional del problema y sembraron en la opinión pública una alarma innecesaria y sin sentido.

El buen ejemplo del accidente del MODERN EXPRESS, el car carrier al que dimos refugio en Bilbao, donde entró con una escora superior a los 40 grados, ha caído al parecer en saco roto a pesar de los enormes beneficios que rindió a la comunidad portuaria. Ante las emergencias marítimas, las autoridades portuarias, salvo excepciones, son proclives a dejarse llevar por el miedo que provoca la ignorancia. Los ecologistas se manipulan en los minutos que dura una taza de café. Y a los partidos que se mueven en el alambre de la protesta permanente, con Podemos a la cabeza, les falta tiempo para apuntarse al catastrofismo que les permite respirar en los medios de comunicación. No saben de qué hablan, pero arman un estruendo considerable.

Cualquier indocumentado se cree con derecho a meter baza en la solución del accidente o el incidente que pueda afectar a un buque o a una embarcación. El caso del PRESTIGE fue en ese sentido paradigmático. Salvo el capitán Mangouras, todos los que podían tomar decisiones actuaban movidos por el miedo, el cálculo electoral o el desconocimiento más elemental. Sólo el capitán y algunos técnicos de la DGMM, a los que no se hizo caso, proponían soluciones profesionalmente viables y acertadas. Ganaron los del miedo y la ignorancia y así nos fue. No aprendemos.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

El granelero CHESHIRE detiene su deriva

La política irrumpe y ensucia la buena gestión de la emerencia del CHESHIRE

El Gobierno de Canarias decide al fin desactivar el PECMAR

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda