Volver al listado de noticias

EL ‘C STAR’ HA DE ENTRAR EN PUERTO

  • Gente del mar
  • Seguridad marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo

JUAN ZAMORA 26/09/2017

Blog: "El barógrafo"

Ocurrió el 18 de julio de 2017, una fecha que tuvo enorme relevancia durante la era de Franco y de la que hoy nadie (casi) se acuerda. Entonces era festivo y día de paga extra, la paga del 18 de julio. Pues bien, ese día el ministro del interior Juan Ignacio Zoido compareció en la comisión correspondiente del Congreso de los Diputados y afirmó muy ufano que España no va a consentir la entrada en los puertos españoles de barcos que traten de boicotear los trabajos de salvamento de inmigrantes en el Mediterráneo. La cara de contento del ministro reflejaba la satisfacción interior de un hombre que en el fondo deber ser un humanista reprimido y que, como no sabe de que habla, sonreía como lo niños de teta cuando sus padres les dicen ta-ta-ti-ta.

Como todo el mundo sabe, la política de inmigración que el ministro representa constituye un modelo de coraje humanitario. Cierto que hemos tiroteado a unos cuantos que pretendían llegar nadando a nuestras playas melillenses; cierto que ponemos unas vallas con cuchillas afiladas para que se hieran si pretenden asaltarlas; cierto que hemos acogido a una parte miserable de la cuota que nos comprometimos a acoger; cierto que los internamos en unos centros donde son posibles todos los horrores. Todo eso es cierto y mucho más. Lo sabe incluso el ministro. Pero al fin hemos encontrado un campo abonado para poner una nota de color humanitario. Un barco. Con los barcos se atreve cualquier idiota dedicado a la política, sea para mandarlo al quinto pino o para lavar su conciencia. Y por eso el ministro Zoido sacó su vena humanitaria, podríamos decir progresista, y dijo lo que dijo. Al barco facha, de nombre C STAR, ni agua; que el Gobierno de España es un acérrimo defensor de los derechos de los inmigrantes, qué más da si legales o ilegales, qué se habían creido. Y olé.

Leña al mono, pensaron todos los demás. Por ejemplo, las autoridades catalanas, un conjunto de premios nobel de la política, tan bienaventurados o más que el ministro Zoido, a quienes les faltó tiempo para proclamar que nadie más solidario que ellos, de modo que al barco, calificado de neonazi por la gracia de Dios, ni agua. Y no crean que la cosa para aquí. Los acrisolados Gobiernos de Malta y Grecia y quienes mandan en Sicilia también sacaron a relucir sus joyas progresistas a costa del barco facha.

Pobre barco. Pobres marinos (de mi corazón dice la habanera). ¿Y que respuesta da la profesión a estos idiotas que maltratan y condenan a los inmigrantes, pero que no dudan en llenarse la boca de compasión a cuenta de un barco gestionado por un delincuente (un detalle nada excepcional, todo sea dicho), que defiende el cierre de las fronteras europeas a los inmigrantes de religión musulmana y cultura islámica? Pues ya ven. Silencio, se rueda.

Cuando el C STAR cometa un delito, que se detenga y se procese a su armador y a los responsables a bordo. Con todo el peso de la Ley. Pero no deberíamos aceptar sin más la hipocresía de unos políticos mendaces que lavan su mierda de conciencia con un barco, despreciando a los marinos que lo tripulan. Ya tenemos bastante con la crueldad cotidiana. Dejen en paz a los marinos del C STAR.

 

NOTICIA RELACIONADA

El C STAR abandonado en Palamós sin víveres ni suministros

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda