Volver al listado de noticias

EL BOICOT AL CAVA CATALÁN Y LA RARA COHESIÓN TERRITORIAL EN LOS PUERTOS

  • Economia Marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo

DANIEL MOLERO 16/12/2013

Blog: "Viento de Tramontana"

En plena vorágine de nacionalismo (tanto catalán como español) esta mañana escuchaba en la radio que una cadena de supermercados -principalmente ubicados en Madrid y Castilla La Mancha- etiquetan algunos de sus vinos espumosos y cavas con el cartel de "no catalán", fomentando, de esta manera, la desunión y el rencor innecesario.

Se preguntarán qué tiene esto que ver con el sector marítimo. Muy sencillo. El viernes, Puertos del Estado presentó las cifras de la distribución del Fondo de Compensación Interportuario. Y, como siempre, Barcelona continúa siendo la instalación más solidaria de cuantas existen en el Estado (Tarragona está en cuarto lugar). Teniendo en cuenta que la exportación del cava se hace en buena parte a través de la vía marítima es algo para reflexionar, porqué muchos puertos se nutren -en parte- de las viñas de la zona de Sant Sadurní d'Anoia. Y, siendo populista, se diría que pagan la labor de su gestión ineficiente, al menos en parte, gracias a la solidaridad catalana.

Pero siguiendo en los puertos y su solidaridad, llama la atención lo poco solidarios que son -en comparación con Barcelona- los puertos de Valencia y Algeciras, por mucho que desde el paseo de la Castellana continúen diciendo noche y día lo importantes que son para la economía patria. En todo caso, la noticia está en que este Fondo, que funciona como una herramienta de redistribución de los recursos del sistema portuario estatal, ha decidido destinar más de 36 millones de euros a las Autoridades Portuarias de cara al próximo año.

Del total, cerca del 37,2% de las asignaciones (aproximadamente 13,4 millones de euros) corresponden a ayudas por insularidad, especial aislamiento y ultraperifericidad (es decir, van a parar fundamentalmente a los puertos africanos: Canarias, Ceuta y Melilla; el 17,4% (6,3 millones) para el mantenimiento de las ayudas a la navegación; y el 31,1% (10,8 millones) para reparaciones periódicas o extraordinarias, situaciones sobrevenidas, inversiones no comerciales, y planes de saneamiento.

El Fondo de Compensación es un instrumento de redistribución de recursos del sistema portuario estatal cuyo objetivo, según Puertos del Estado, es "garantizar la autofinanciación del sistema y la potenciación de la leal competencia entre los puertos españoles". Los máximos beneficiarios de estas ayudas en el año 2014 serán (ver tabla adjunta) Tenerife, con 8,2 millones de euros; Las Palmas, con 4,6 millones, Melilla, con 3,5 millones; y Ceuta, con 2,6 millones de euros. Los que más dinero aportan son Barcelona (4,3 millones), Valencia (3,2 millones de euros), Algeciras (2,9 millones) y Bilbao (1,3 millones de euros).

En este sentido, en la diferencia entre aportaciones y recepciones del Fondo el gran perjudicado es el puerto de Barcelona, con un diferencial neto negativo de 3,7 millones de euros, y Valencia, con 2,8 millones. Por su parte, el neto positivo más importante se da en Tenerife, con 7,5 millones de euros, y Melilla, con 3,5 millones. Como ven, una solidaridad a la carta... boicots al cava aparte.

Por otro lado la reunión, celebrada en Madrid, sirvió para que desde Puertos del Estado informaran a las Autoridades Portuarias de su nueva obligación de contratar a Salvamento y Seguridad Marítima para garantizar "la prestación del servicio general de ordenación, coordinación y control del tráfico marítimo" en las instalaciones de interés general.

Una manera de corregir las cifras negativas de esta empresa pública, ya que el coste será financiado al 55% por los propios Fondos de Compensación (hasta los 5,4 millones de euros), mientras que el 45% restante lo tendrán que sufragar de sus partidas presupuestarias los propios puertos, que deberán llegar a un acuerdo específico con Sasemar. Visto de otra manera, lo puertos económicamente viables sufragarán parte de esta supuesta coordinación marítima de aquéllos que son deficitarios.

La pregunta que muchos se hacen es si continúa siendo rentable disponer de 28 puertos de interés general en España, o se debería ir a un sistema más lógico (y seguido en la mayoría de países) de tener 3 o cuatro puertos de primer orden -quizá uno por fachada marítima, en función de su potencial económico, que no político, real- y que el resto sean subsidiarios de los primeros o, simplemente, privatizados.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda