Volver al listado de noticias

DNV GL PERFECCIONA EL USO DE DRONES PARA REALIZAR INSPECCIONES DE SEGURIDAD EN BUQUES

  • Seguridad marítima
  • Tecnología
  • Empresas marítimas

NAUCHERglobal, Redacción 05/03/2018

La sociedad clasificadora DNV GL es pionera en el uso de un equipo de drones para realizar inspecciones de seguridad en buques. El escuadrón, cuya base internacional está en Polonia, aunque también trabajan en Dubai, Shangai, Singapur y Houston, cuenta con 16 inspectores y cuatro tipos de drones para realizar su trabajo, que está en constante evolución para adaptarse a las necesidades de todo tipo de barcos y condiciones atmosféricas.

“Cuando empezamos queríamos encontrar una forma más segura, eficiente y barata de cumplir con los requisitos exigibles a una inspección, ya que los técnicos deben ser capaces de comprobar las condiciones de los materiales”, explica Cezay Galinski, inspector jefe del escuadrón de drones de GNV DL. “Así que, en lugar de llevar al inspector hasta el componente, optamos por llevar el componente al inspector en imágenes 4k de alta definición”.

Hasta ahora, el equipo que dirige Galinski ha llevado a cabo 25 inspecciones de buques en todo el mundo, incluidos petroleros, graneleros o plataformas semisumergibles. Para ello, DNV GL cuenta con cuatro tipos de dron: Custom, DJI Phantom, Mavic y Flyability, cada diseñado con distintas características técnicas y que son modificados en el taller del equipo para adaptarlos a sus necesidades concretas.

“Los drones comerciales están pensados para personas que los usan en espacios abiertos para grabar los objetos que hay debajo, por lo que una de las primeras cosas que hacemos es cambiar el ángulo de la cámara y la configuración del software”, añade Galinski, lo que permite filmar objetos tanto delante como encima del dron.

El siguiente paso es añadir equipos de protección. “Los drones sobrevuelan estructuras muy cerca de los buques, por lo que hemos desarrollado una jaula especial para el DJI Phantom y un cable especial para proteger los propulsores, la cámara y las luces del Custom”, prosigue Leszek Alba, uno de los técnicos encargados de las modificaciones.

Años de trabajo, experimentos, pruebas y cambios empiezan a dar sus frutos, aunque todavía tienen muchos retos por delante. “Cuando inspeccionamos la bodega de un petrolero, por ejemplo, el dron tiene que volar 30 metros en la oscuridad”, apunta Galinski, “mientras que los pilotos están rodeados por miles de toneladas de acero que obstruyen el GPS y la brújula magnética del dron, que no funcionan correctamente, y lo vuelven impredecible”.

Aún así, los drones han llegado para quedarse y revolucionarán las inspecciones de buques, ya permitirán llegar a compartimentos a los que los seres humanos no pueden acceder, ya sea por razones de seguridad o de espacio. Galisnki incluso se atreve a predecir que en un futuro será una inteligencia artificial la que pilotará el dron y podrá realizar inspecciones de forma independiente mientras el inspector sigue el proceso con un equipo de realidad virtual.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda