Volver al listado de noticias

DIGITALIZACIÓN: UN CAMINO A RECORRER

  • Derecho marítimo
  • Economia Marítima
  • Puertos
  • Navieras
  • Empresas marítimas
  • Intermodalidad

ALONSO CONTRERAS 09/06/2018

Blog: "Boreas"

Sin duda, es este un asunto que ocupa páginas y páginas en los medios de comunicación, y atrae infinidad de opiniones. Nosotros, desde luego, nos vamos a referir a aquello que nos concierne, es decir, el mundo de la logística en el transporte marítimo intermodal. Marítimo, porque de ello nos ocupamos. Intermodal, porque a día de hoy los contenedores que se mueven por tren-barco y tren -camión, suponen una posición definitiva de esta formulación de un modo del transporte.

Empecemos diciendo que lo digital es un saco en el que vale casi todo. Unos hablan de economía 4.0, pero pronto será 5.0 porque así lo dice la Comisión Europea. Otros nos hablan de la implementación del Internet of the Things, IoT. Las plataformas digitales están ya interiorizadas en los comportamientos y expresiones de algunas empresas de logística y operadores de transporte. Es difícil encontrar un evento en que estos temas no se planteen con una alegría y un desconocimiento asombroso.

Y sin embargo la digitalización no deja de ser un asunto real y cotidiano en el mundo de la logística. Hace ya algunos años, clientes y proveedores en el mercado europeo, sobre todo en las grandes empresas, empezaron a operar a través de EDI, para evitar intercambio de papel entre otras cosas.

Hoy, tanto armadores (Maersk, Hapag Lloyd, entre otros…), como grandes operadores (K&N. DHL…), particularmente para el tratamiento de operaciones repetitivas, disponen de plataformas digitales a través de las cuales sus clientes pueden hacer una gran cantidad de operaciones para la ejecución de sus embarques.

Bien, digamos aquí que, según datos contrastados por las grandes consultoras, en 2017 el 30 por ciento de los sailings schedules de las mayores 20 navieras de contenedores estaban incompletos; y el 50 por ciento de los booking notes realizados a través de las plataformas digitales de los armadores, así como las facturas electrónicas equivalentes, contenían errores.

De modo que, todo y teniendo en cuenta que la digitalización es un hecho cierto, que ofrece accesibilidad, visibilidad y comunicación rápida, por comentar algunas de las ventajas que nos puede proporcionar una plataforma digital bien estructurada, deberemos convenir que es necesario avanzar en este asunto, con tranquilidad y sin precipitación, que luego vienen los errores.

Cabe aquí señalar que hay algunos factores que no hacen que el avance sea muy rápido; por ejemplo, la UE no contempla el intercambio de los 17 sistemas electrónicos de las diferentes aduanas que aplican el CAU, antes de 2025. Con lo cual hemos de concluir que la integración total de los sistemas aduaneros europeos no será una realidad digital antes de esa fecha, 2025, para la cual faltan aun 7 años. Esta es una realidad objetiva. De manera que las plataformas digitales integradas no podrán contemplar procesos aduaneros automatizados dentro de la UE porque estos no estarán integrados antes de la fecha citada.

Y si ahora nos pasamos a la tecnología blockchain que tanta verborrea registra, a lo citado deberemos sumarle un factor o dos de capital importancia, a saber:

  • El B/l es todavía hoy un título de propiedad de la mercancía
  • Los juzgados de la mayor parte de los países exigen la prueba del documento en papel

Las reglas de la Haya- Visby y el protocolo de Bruselas de 1979, regulan todavía hoy la responsabilidad del transportista, y se refieren siempre a la información contenida en el conocimiento de embarque de papel -que no de otro formato. El Convenio de Rotterdam, que contempla la documentación electrónica, todavía está en el limbo internacional.

De modo que difícilmente podemos obviar esta situación con la tecnología blockhain.

Parece estar meridianamente claro, además, que cada maestrillo desarrolla su librillo. Y así, diferentes entornos logísticos están desarrollando sus propias plataformas blockchain. Recientemente, un representante autorizado de uno de los grandes megacarriers ha advertido que no le ve futuro a esto de que cada uno organice su blockchain; que resulta más razonable ponerse todos de acuerdo y desarrollar un modelo común.

Seguiremos atentos, el asunto se antoja apasionante.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda