Volver al listado de noticias

CONVERSACIÓN EN EL CONGRESO CON BENITO NÚÑEZ, DIRECTOR GENERAL DE MARINA MERCANTE

  • Gente del mar
  • Seguridad marítima
  • Derecho marítimo
  • Náutica de recreo
  • Administración marítima
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Daniel Molero 14/05/2019

Los congresos constituyen situaciones a veces únicas para conocer, contactar e incluso entrevistar de pie a personajes de la vida pública, la Academia, la Administración o la sociedad civil que, de otra manera, se hace difícil por los numerosos filtros y cordones que los cercan. Benito Núñez Quintanilla, director general de Marina Mercante por nombramiento del Consejo de Ministros convocado el 22 de junio de 2018, intervino el pasado miércoles, 8 de mayo, en el IV Congreso Marítimo Nacional con una ponencia sobre el futuro de la marina mercante española. Y allí, en Madrid, pudimos conversar con él.

Señala el director general que “La Administración marítima adolece de muchas carencias. Entre otras, aspiro a conformar un órgano administrativo con rango de subdirección general para ocuparse de la náutica deportiva y de recreo, un sector que demanda cada día mayor atención y que ofrece unos índices de desarrollo y de impulso a la economía muy notables. Podríamos también reflexionar sobre la solicitud, hoy mismo [por el miércoles, día 8 de mayo] reiterada por el presidente de Anave, Alejandro Aznar, de actualizar el segundo registro marítimo español, el conocido como Rebeca, y crear una agencia estatal autónoma para gestionarlo. Sabemos que los procedimientos administrativos aplicados a las inspecciones de buques inscritos en el Rebeca son incomparablemente menos ágiles que las inspecciones que realizan registros europeos como Madeira, Chipre o Malta que, por ejemplo, no han de reunir un equipo de inspección de tres funcionarios, Inspección de Trabajo, ISM y Marina Mercante; para los reconocimientos derivados del Convenio de Trabajo Marítimo, el conocido como MLC. Pero una gestión independiente del Rebeca supondría un cambio normativo muy complejo, pues afectaría a diversas leyes y decretos. Veremos si en esta legislatura, que se prevé más tranquila, hay oportunidad para llevar adelante algunos de esos cambios”.

Benito Núñez es de esas personas que gana en las distancias cortas. Habla con naturalidad, sensatez y conocimiento, pero lejos del engolamiento que impostan no pocos políticos y altos cargos. Da la impresión de creer de verdad en su función como trabajador público, al servicio de los ciudadanos, al frente de un equipo de funcionarios que define como “extraordinario”. Según el director general, “hay gente magnífica tanto en la Dirección General como en las Capitanías Marítimas, personas que afrontan grandes responsabilidades y amplias competencias con un sueldo de nivel 28. Creo que ningún otro cargo de la Administración con ese nivel tiene competencias y ha de tomar decisiones de tanta trascendencia. Mis antecesores en el cargo ya hicieron llegar al Gobierno esta situación, cuyo remedio tampoco resulta fácil en el marco de la función pública”, asume.

El director general de Marina Mercante, en su intervención en el IV Congreso Marítimo Nacional, organizado por la Liga Naval y el Clúster Marítimo, se había preguntado “qué es la marina mercante, porque de la respuesta que demos depende su futuro”. Más allá de las competencias del concepto “Marina Mercante” definidas en el artículo 6 de la Ley de Puertos del Estado y la Marina Mercante, no disponemos de una definición funcional, económica y técnica, de lo que hay que entender por marina mercante. “Los países anglosajones disponen del término shipping, que abarca tanto las industrias marítimas como todo lo relacionado con el comercio y el transporte marítimo. La carencia en nuestro idioma de un término/concepto semejante puede haber contribuido a esa confusión que existe en España sobre la mayor importancia de los puertos sobre el transporte marítimo, cuando es obvio que los puertos existen porque hay barcos y que, por tanto, la prioridad de cualquier política de transportes ha de pasar por priorizar la marina mercante”. 

Hablamos sobre el reciente nombramiento de José Luis García Lena como director general de Sasemar: “Un nombramiento acertado. Siempre es más fácil y cómodo para un organismo técnico que en su dirección se cuente con las personas que conocen el sector y que por tanto pueden liderar una gestión que mejore lo anterior, que afronte los cambios necesarios y las actualizaciones imprescindibles. Es por eso que creo que el nombramiento de García Lena, tal como publicasteis en NAUCHERglobal, fue un acierto” (leer información relacionada).

Y la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos, la Ciaim, ¿tiene arreglo?: “Todo tiene arreglo. La Ciaim funciona razonablemente bien y resolvió en su día la grave carencia de la Administración marítima de contar con un organismo realmente independiente del órgano que gestiona la marina mercante, tal como exige la Organización Marítima Internacional. La antigua Comisión no dejaba de ser un órgano interno de la DGMM, sujeto por tanto a las indicaciones de los directivos de turno. Dicho lo cual, reconozco que la composición del pleno de la Ciaim necesitaría un cambio importante: sus miembros habrían de ser escogidos por su autoridad y experiencia técnica y su conocimiento del complejo mundo de los accidentes marítimos, no porque representan a tal o cual organismo. No tiene sentido que en ese pleno se sienten personas que, representando a un colegio, asociación u organismo, puedan sentir la obligación de defender los intereses de esos entes”.

Benito Núñez lleva poco menos de un año en el cargo. El Gobierno que lo nombró estará –probablemente- presidido por la misma persona, Pedro Sánchez, vencedor en las recientes elecciones generales del 28 del abril. Eso hace pensar que continuará en el cargo durante la presente legislatura. “Dependerá del ministro de Fomento que nombre el presidente del Gobierno. Puede repetir el actual ministro, José Luis Ábalos, o puede venir otro distinto. En todo caso, mi cargo está a disposición de lo que decida el Ministerio. No me importaría continuar otros cuatro años porque creo que hay iniciativas ya en marcha que deberían continuar”.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda