Volver al listado de noticias

CARMEN LIBRERO O LAS PUERTAS GIRATORIAS DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

  • Administración marítima
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Juan Zamora 04/10/2018

El ruido mediático de las pillerías de algunos políticos, usando el castizo “no sabe usted con quién está hablando”, y conseguir con ello esa orla o ese titulín que ha de maquillar su mediocre bagaje cultural, esconde a menudo la verdadera corrupción de la vida pública, la que consiste en nombrar para cargos directivos de gran responsabilidad a gente sin preparación alguna, hosca, dura y arbitraria; mala gente. Compinches de partido que hay que colocar o amiguetes habituados a practicar el hoy por ti, mañana por mí. Gente que corrompe la Administración y arruina la gestión de los poderes públicos.

Hablemos de la señora Carmen Librero Pintado, en su día secretaria general de Transportes, Ministerio de Fomento, encargada de la tutoría política, entre otras, de la Dirección General de Marina Mercante. La señora Librero es ingeniera aeronáutica y, como directora general de Navegación Aérea, sacó a relucir su lado arisco y prepotente para provocar aquella huelga salvaje de los controladores aéreos que dejó a miles de ciudadanos tirados en los aeropuertos. Ese fiasco, la desastrosa gestión del conflicto, debería haberla llevado a un puesto sencillo de funcionaria donde el daño que pudieran hacer sus virtudes fuera soportable. Pero Carmen Librero tiene por norma obedecer y masajear convenientemente a los que están por encima de ella, de modo que siempre sale a flote. El Gobierno de Rajoy Brey la elevó a secretaria general de Transportes, un ascenso que muy pocos entendieron, viniendo de un puesto con el Gobierno de José Luis Rodríguez.

Como jefa ministerial de Marina Mercante, la señora Librero fue esa mosca cojonera que revolotea alrededor de quienes trabajan y deciden, molestando y desanimando al personal, un papel en el que demuestra que también es esforzada y tesonera.

El Gobierno del señor Sánchez, con José Luis Ábalos de ministro de Fomento, tuvo a bien cesarla como secretaria general de Transportes, pero ha tenido ahora la ocurrencia de elevarla a presidenta de la empresa pública Ineco, Ingeniería y Economía del Transporte, S.A., una empresa de consultoría española, creada en 1968, cuyo accionariado pertenece a los principales gestores de infraestructuras de transporte en España: Aena, Adif y Renfe. Una empresa con 2.500 empleados, según la información que suministra en su página en red, involucrada en proyectos de enorme importancia estratégica, como las obras del AVE a La Meca. Una empresa presente en más de 50 países. Felicidades señora Librero, podrá viajar sin límites con un sueldo y un estatus mucho mejor que el ministro.

Es probable que el puesto no le dure mucho, pero no se puede descartar que el próximo Gobierno, en su caso, piense de nuevo en la sumisa Librero, la señora que ha ocupado grandes cargos sin aportar nada provechoso a la sociedad, la funcionaria con un curriculum de nombramientos digitales muy vistosos y aparentes. La señora que se ha labrado un flotador multipartido a base de humo y reverencias.

Qué quieren que les diga. Prefiero las trapacerías y granujadas de quienes adornan su mediocridad con títulos académicos obtenidos en la hoguera de las vanidades, pero capaces de gestionar decentemente, que los nombramientos de personas incompetentes y arteras al frente de organismos públicos cuyo mal funcionamiento pagamos muy caro.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda