Volver al listado de noticias

BARCELONA SE ACERCA A LOS 70 MILLONES DE TONELADAS EN 2018 Y RECLAMA AUTONOMÍA PARA SEGUIR CRECIENDO

  • Derecho marítimo
  • Economia Marítima
  • Infraestructuras portuarias
  • Puertos
  • Entorno marítimo
  • Comunidad portuaria

DANIEL MOLERO 04/02/2019

Blog: "Viento de Tramontana"

La presidenta del puerto de Barcelona, Mercè Conesa, y el director general de la entidad, José Alberto Carbonell, han presentado este mediodía los resultados de movimiento de mercancías y económico-financieros correspondientes al cierre del ejercicio 2018. Las cifras denotan la excelencia de la autoridad portuaria y su comunidad empresarial y laboral, con un aumento –respecto al año precedente- del 10% (67,7 millones de toneladas), pero muestra la necesidad de implementar una mayor autonomía en la parcela económica con la voluntad de seguir creciendo y seguir aportando al conjunto del sistema.

Y es que Conesa, como anteriormente Sixte Cambra o Jordi Valls, no se cansa de reclamar una mayor autonomía económica para perfilar una mejor gestión de la entidad, con independencia de lo que marquen los Presupuestos Generales o el Organismo Público Puertos del Estado. Esta autonomía en la fijación de tasas, por ejemplo, supondría una mejora en el crecimiento del puerto y de las más de 40.000 trabajadores que forman parte de su entorno directo e indirecto, así como las decenas de miles de empleos inducidos a la actividad realizada.

Pero, sobre todo, lo que permitiría es una competencia real con los puertos europeos de condiciones similares que sí disfrutan de total capacidad para fijar sus tarifas… Raro es que la CNMC (que sí entra en otros temas como la reserva de bandera... sin tener ni idea de lo que hace) o la propia comisaría europea de Competencia no se hayan fijado nunca en el sistema de funcionamiento de los puertos del sistema estatal español, tan dados que son ambos organismos en meterse en asuntos que no les incumben y en los que muestran desconocimiento. Quizá –ojalá- el nuevo Reglamento Europeo de Puertos, que deberá ver la luz esta primavera dé, finalmente, respuesta a las necesidades reales de los grandes puertos del litoral español y obligue a modificar su funcionamiento.

Mejor registro histórico y récord en tráficos clave

Entrando de lleno en los datos facilitados esta mañana, el puerto de Barcelona ha presentado su mejor registro histórico, con récord total de tráficos, y una actividad, también de récord, en varios de los epígrafes clave: contenedores (y carga general), transporte marítimo de corta distancia, pasajeros, granel líquido o actividad ferroviaria. Tan solo han descendido los vehículos (por temas de mercado coyunturales) y los sólidos a granel fuera, este último del ámbito de especialización del puerto.

En 2018 hemos consolidado el salto de escala alcanzado un año antes –comentaba una Conesa eufórica- y se continuará creciendo durante 2019” Este año, se espera aumentar el número de mercancías manipuladas en el puerto catalán. Quizá no en las cifras de 2018 ni 2017, todo marcado por las tendencias macro-económicas y/o las tensiones en el sistema de comercio internacional, entre otras circunstancias. Contenedores (de comercio exterior y de tránsito) e hidrocarburos seguirán siendo clave en esta perspectiva de crecimiento, como lo han sido en 2018.

José Alberto Carbonell sí ha señalado que Barcelona ha pasado de ser un puerto importador antes de la crisis económica a presentar un balance contrario en la actualidad, convirtiéndose en una infraestructura netamente exportadora. De hecho, el crecimiento de los contenedores se ha situado en el 15% (más de 3,04 millones de TEUs) con especial incidencia en la manipulación de unidades llenas con destino al comercio con otros puertos internacionales. Y es que “Barcelona –según el director general- es el puerto mejor conectado del Mediterráneo”.

En materia de contenedores China es el mercado principal, tanto para la importación como para la exportación. La región Asia-Oceanía tiene una cuota de exportación del 41% y solo China supone el 11% de los contenedores exportados en 2018. En la importación las cifras son más exageradas aún, ya que la región de Asia-Oceanía supone el 73% del total, donde China representa el 43% de esta cifra.

Sostenibilidad: short sea y ferrocarril

También han otorgado importancia ambos a la sostenibilidad medioambiental. En este ámbito, en 2018 se desviaron hacia el modo marítimo 150.000 camiones de las carreteras, con un aumento de la Autopistas del Mar del 7% y más de 400.000 unidades de transporte intermodal (UTIs) vehiculadas desde el puerto.

Respecto de la cuota ferroviaria, que alcanza el 13% con un aumento cercano al 8%, Barcelona es, sin lugar a duda, el puerto español de referencia, con un mercado de contenedores del 13,3% (260.000 TEUs) movidos por ferrocarril, y del 36,2% en el caso de los vehículos. Cabe recordar que, con datos oficiales, la cuota ferroviaria en el conjunto de los puertos españoles alcanza el 1,9% del total.

Además, los más de 200 movimientos de ferrocarril semanales han consolidado este servicio con Europa y también al corredor Barcelona-Zaragoza, el principal de la península Ibérica. De todo ello resulta un ahorro de 55.200 toneladas de CO2, cifra muy a tener en cuenta.

Los accesos terrestres de nunca acabar

No obstante, pese a las buenas cifras, caben mejoras y éstas están en los accesos terrestres (ferroviarios y viarios). Si bien es injustificable a nivel político y difícilmente justificable a nivel económico el retraso de más de 12 años en la accesibilidad ferroviaria al puerto de Barcelona podría tener visos de mejoría. “El diálogo con Fomento es constante y fluido”, ha señalado la presidenta.

Para avanzar son necesarios tres planos mencionados por la propia Conesa: el primero hace referencia al planteamiento urbanístico, del que se encarga el propio puerto con la Generalitat catalana. El segundo (ya dependiente de Madrid) hace referencia a la propia planificación de las infraestructuras. Se necesita reiniciar los estudios, datados en el año 2007, para disponer de un “proyecto serio y cierto” de ejecución y, muy importante, con dotación real presupuestaria, que no se pueda cambiar cuando haya una modificación en el Ejecutivo central. “Próximamente se realizará el acto de firma de un documento para iniciar los estudios informativos de los accesos”, ha dicho Conesa… más de una década después de lo inicialmente planteado. Pero bien está lo que bien acabe. La tercera pata será la gestión de las propias terminales ferroportuarias.

Eso sí, para que el puerto siga creciendo en el ámbito ferroviario es necesario fijar una serie de condicionantes en forma de convenios con el Adif: la reformulación del trazado de la Calle 4 en la Zona Franca (que afecta y mucho al tráfico de mercancías en este área) y la ansiada y deseada ampliación a 750 metros en el trazado entre Barcelona y Zaragoza: los apartaderos.

Mientras esto se dé, se continuará también estudiando la futura tercera terminal de contenedores, que se ubicará en el dique del muelle Prat y que permitirá en su momento que Barcelona alcance hasta 8 millones de TEUs anuales. La Declaración de Impacto Ambiental, por el calado del muelle, es la primera de las preocupaciones previas… pero sin accesos no habrá terminal, ya que la actual infraestructura ferroportuaria no soportaría el tráfico.

Los cruceros, un valor en alza también fuera de temporada alta

Finalmente, en cuanto a tráficos también es necesario destacar el de pasajeros: Los cruceros han crecido el 12% (superando por ve primera los 3 millones de viajeros) con una desestacionalización del medio. De echo, a diferencia de otros años, octubre ha sido el mejor mes del ejercicio, desplazando el clásico agosto.

Los cruceros en temporada baja ya suponen el 44% del total (con un aumento de 17 puntos respecto a 2017) fruto de la estrategia de la autoridad portuaria. E igualmente importante, Barcelona es el principal puerto base de Europa: el 57% de los cruceristas que visitan la Ciudad Condal lo hacen en régimen de turnaround (+16%), mientras que el 43% restante son escalas (+8%). Barcelona sigue siendo líder indiscutible en este apartado, no solo en España, donde tiene poca competencia fuera de los archipiélagos, sino a escala europea y mundial.

Excelencia en el aspecto económico

Para acabar, no se pueden olvidar los aspectos financieros: Barcelona es el puerto que más valor económico genera en el sistema estatal. Lo hace, además, con mucha diferencia sobre el resto. El importe neto de la cifra de negocio de 2018 alcanzó los 173,5 millones de euros, el 4% más que en 2007, pese a la congelación de las tasas mínima que permite la –defectuosa- legislación actual.

A raíz de esta cifra, los beneficios se han alzado hasta los 54 millones de euros (+8%) y el flujo de caja se ha situado en los 102,5 millones (+4%), cifra similar a la inversión pública prevista para este año. Podría decirse que el puerto catalán auto abastece sus obras. Además, se ha reducido el 30% la deuda a largo plazo con el Banco Europeo de Inversiones, dejándola en menos de 200 millones de euros… se necesitará deuda para acometer obras de calado en los próximos años.

De las cifras económicas Conesa ha hecho una valoración “muy positiva”, teniendo en cuenta, además, que la autoridad portuaria que preside es otorga el 4% de su presupuesto al sostenimiento del sistema portuario estatal que, entre los fondos de compensación interportuarios y el mantenimiento de Puertos del Estado suponen más de 11 millones de euros al año.

Finalmente, desde el puerto han valorado de manera indecisa que el ministerio de Fomento y el de Hacienda defiendan ante la Comisión Europea el que las autoridades portuarias estén exentas del pago del impuesto de sociedades, “por la propia naturaleza de los puertos”. En este sentido, “hemos planteado ante el OPPE nuestra preocupación y restamos a la espera de saber qué acontecerá como resultado de la negociación. En todo caso, desde Barcelona estamos preparados para hacer frente a posibles situaciones contrarias a nuedstra manera de pensar”, común con el Ejecutivo español.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda