Volver al listado de noticias

BARCELONA PEDIRÁ ENMENDAR LA LPEMM PARA BONIFICAR A LOS BUQUES MENOS CONTAMINANTES

  • Medio Ambiente Marino
  • Puertos
  • Entorno marítimo
  • Proyectos marítimos europeos
  • Comunidad portuaria

NAUCHERglobal, Daniel Molero 27/10/2016

La Autoridad Portuaria de Barcelona está a la espera de que se conforme un Gobierno estable en España para solicitar, en conformidad con los grupos parlamentarios, una actualización de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante (LPEMM), con la finalidad de bonificar hasta un 40% las tasas a los buques menos contaminantes. Esta mañana se ha presentado en la capital catalana el plan de mejora de la calidad del aire del recinto portuario que incluye estas bonificaciones y el impulso del gas natural licuado (GNL) como principales vías.

Según el director general de la instalación, José Alberto Carbonell, no todos los puertos españoles tienen los mismos problemas en materia medioambiental. No son iguales la climatología y la saturación ambiental de las grandes capitales –como en el caso de Barcelona- que, por ejemplo el área metropolitana de Algeciras. Por este motivo, el puerto catalán pretende reclamar estas bonificaciones en función de la especificidad de cada puerto, no de una forma conjunta.

Sixte Cambra, presidente de la Autoridad Portuaria, ha señalado a este efecto que “buscamos favorecer el menor impacto medioambiental de la actividad portuaria” para las regiones de impacto colateral. Actualmente, el puerto ha incorporado esquemas de bonificación reconocidos a nivel mundial para compensar con hasta el 5% la llegada de buques más respetuosos con el medio ambiente, el porcentaje máximo que permite la legislación española.

No obstante, se debe tener en cuenta que la propia Ley de Presupuestos del Estado permite bonificaciones de hasta el 40% para actividades comerciales en los puertos que hayan incluido esta medida en sus respectivos planes de empresa. La idea, en este sentido, es llevar este mismo porcentaje de bonificación a las Cortes Generales para enmendar la Ley de Puertos en beneficio de todos. En este sentido, Cambra ha añadido que “no creo que haya ningún puerto del sistema que se pueda oponer a la aplicación de una bonificación de este tipo”.

Respecto al plan de mejora de la calidad del aire presentado, el responsable de medio ambiente del puerto, Jordi Vila, ha señalado que el objetivo es reducir las emisiones. Para ello el consejo de administración ha aprobado un documento que consta de 25 acciones que desarrollarán hasta 53 actuaciones.

Al margen de las bonificaciones tratadas anteriormente, hay otras acciones como es la promoción del gas natural licuado como combustible para buques y vehículos tractores o la renovación, hasta el año 2020, del total de la flota de automóviles de la Autoridad Portuaria, que pasarán a ser eléctricos.

Actualmente, según los modelos medioambientales, la actividad portuaria es responsable del 7,6% de la concentración media anual de NOx en la ciudad y del 1,5% del total de las partículas en suspensión. Unas cifras que si bien son bajas en relación, por ejemplo, al tráfico del área metropolitana, no convence sin embargo al Gobierno local de la capital catalana, obsesionado en una lucha contra el turismo de cruceros.

De hecho, la emisión de las cerca de 800 escalas de cruceros (más de 2 millones de personas) que cada año escalan en Barcelona, sólo representan el 1,2% de las emisiones de NOx y el 0.23% de las partículas en suspensión e menos de 10 micras (PM10). Unos porcentajes similares a los de los ferries de línea regular y significativamente inferiores a los buques portacontenedores y, sobre todo, los de graneles sólidos.

Ya hace un par de décadas que el puerto de Barcelona está impulsando medidas para reducir el impacto ambiental (potenciación del ferrocarril, rutas de short sea shipping, etc.). Además, la instalación cuenta con una de las redes de medición medioambiental más innovdoras y extensa de entre los puertos europeos, sin duda la más completa del sistema portuario español de titularidad pública.

Respecto al impulso del GNL, si bien aún son pocos los buques que disponen de esta tecnología de motorización, lo cierto es que con las entradas en vigor de las SECAs y las NECAs –en este caso en Estados Unidos y Canadá-, cada vez son más las navieras que impulsan las construcciones de nuevos buques con sigilo respecto al medio ambiente… de ahí también que el puerto pretenda bonificar su arribada para mejorar el aire de la instalación.

Así, en los próximos años el puerto dispondrá de instalaciones de suministro de GNL a pequeños buques o gabarras en la terminal de Enagás. Cuenta Barcelona con la ventaja competitiva de ser uno de los puertos mejor posicionados a nivel internacional para el suministro de gas a buques, ya que las instalaciones de almacenaje ya están en funcionamiento desde hace años y es un importante hub de distribución de GNL. También se trabaja, de la mano de la Unión Europea, en varios proyectos piloto para implementar el GNL en maquinaria de explanadas y buques, como es el caso del ABEL MATUTES de la compañía Baleària; o en la construcción de un generador de energía mediante gas en tierra para el suministro a buques Ro-Ro.

 

* Pueden descargar el Plan de mejora de la calidad del aire (en catalán) en el siguiente enlace.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda