Volver al listado de noticias

BALEÀRIA ADQUIERE EL ANTIGUO YATE 'FORTUNA' A PRECIO DE SALDO

  • Náutica de recreo
  • Navieras
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Daniel Molero 29/07/2014

Un escueto comunicado de la Fundación Turística y Cultural de les Illes Balears (Fundatur) confirmaba ayer lo que era un secreto a voces: la venta del rebautizado yate FONERS a la empresa Baleària a un precio prácticamente de saldo. Este comunicado rezaba lo siguiente: "Reunido el patronato de Fundatur en sesión extraordinaria, después de analizar las diferentes propuestas recibidas durante los últimos seis meses, se ha acordado por unanimidad aceptar la propuesta de Baleària Eurolíneas Marítimas SA, por importe de 2.200.000 euros".

La importancia del FONERS viene dada por su anterior nombre y patrón ya que era conocido como FORTUNA y su propietario fue, desde el año 2000, el anterior Jefe de Estado, Juan Carlos; que no navegaba en él desde agosto de 2012. Fuentes periodísticas de las Baleares explicaban esta mañana que la oferta de la empresa naviera no era la más alta que Fundatur tenía encima de la mesa.

No obstante, hay ciertos intereses: el principal es que la presidenta de Fundatur es Carmen Matutes, hija mayor del empresario balear y exministro de Asuntos Exteriores Abel Matutes, segundo máximo accionista de Baleària Eurolíneas Marítimas -con un porcentaje superior al 42%-, después del presidente de la Asociación de Navieros Españoles (Anave), Adolfo Utor, quien es el accionista de referencia con el 53,5% de los títulos participados.

En el año 2000, un grupo de directivos, altos ejecutivos y propietarios de grandes corporaciones empresariales vinculadas sobre todo al mercado turístico, reunieron cerca de 3.000 millones de pesetas (18 millones de euros) para regalarle al antiguo rey su yate, que vendría a sustituir al anterior FORTUNA, regalo a su vez de la familia real saudí al monarca.

Su precio de venta, una vez que Patrimonio Nacional lo cedió a Fundatur, parecía que iba a rondar entre los 8 y los 10 millones de euros, habida cuenta de las características del yate, de más de 41 metros de eslora. No obstante, ha habido premura para su venta, ya que los gestores de Port Adriano (ubicado en El Toro, Calvià), donde hasta ahora estaba atracado el yate, finalizaban la concesión de espacio gratuito... y el atraque en el puerto deportivo para un buque de estas características tiene un coste cercano a los 10.000 euros mensuales desde agosto, al margen de las tareas de mantenimiento y la tripulación (que ya formaba parte de Baleària), que exigían un coste para Fundatur de unos 35.000 euros más.

Cabe recordar que la indemnización a los diez marineros contratados por parte de Patrimonio Nacional ascendió en su momento a los 1,2 millones de euros. Al margen, la motorización del yate exige un consumo de combustible superior al de los nuevos y el simple llenado del depósito alcanza los 26.000 euros. Total, que haber adquirido un barco con un coste mínimo anual de 600.000 euros (combustible al margen) y una tasación de 1,8 millones; por poco más de dos millones de euros, y habiendo pertenecido a Juan Carlos I, suena a ganga.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda