Volver al listado de noticias

ANESCO DEJA A SU PRESIDENTE EN FUNCIONES Y SIGUE NEGOCIANDO CON LA ESTIBA

  • Gente del mar
  • Derecho marítimo
  • Economia Marítima
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo
  • Empresas marítimas
  • Comunidad portuaria

DANIEL MOLERO 26/01/2017

Blog: "Viento de Tramontana"

La Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques, Anesco, celebró ayer en Madrid una reunión tensa entre sus miembros. Dos asuntos fundamentales sobre la mesa: por un lado, la reforma estatutaria para modernizar la organización patronal y, por otro, la negociación con los trabajadores para ir ante el ministro de Fomento con una propuesta de reforma consensuada y conjunta.

Del primer tema, los empresarios reunidos aprobaron la creación de un grupo de trabajo que modifique los estatutos de la asociación y un proceso de electoral para cambiar a todos los cargos electos, que debería tener lugar antes de verano. Mientras, el actual presidente, Joaquim Coello, debilitado por sus compañeros en Anesco, permanecerá en su cargo en funciones. No explicaron desde Anesco, sin embargo, si el hecho de estar en funciones le permitirá negociar con trabajadores o con el Gobierno. Pero sería raro que esto último suceda, habida cuenta de los recelos existentes en el seno de la patronal.

Además, en la asamblea general extraordinaria se dio la orden para solicitar, de nuevo, un encuentro con el Ministerio de Fomento “para conocer de primera mano cuáles son las intenciones del Gobierno y sus propuestas de reforma de la estiba”. Cabe recordar que, hasta la fecha el ejecutivo ha hecho oídos sordos a toda solicitud de reunión con las partes.

En el segundo asunto ha cobrado especial relevancia la figura del hasta hace poco presidente de la Asamblea de Empresas Estibadoras de la patronal (dimitido en diciembre), Juan Aguirre, el hombre fuerte de Bergé; y que mantiene contacto muy próximo con los líderes de Coordinadora, sobre todo con el coordinador general Antolín Goya, de cara a alcanzar un acuerdo que lleve a ambas partes a tener una posición de fuerza ante los tejemanejes de José Llorca en Puertos del Estado.

Parece que el ministro De la Serna estaría por la labor de aplicar los cambios que pretenden los trabajadores, siempre y cuando estos se pongan de acuerdo con sus empleadores. Además, sabe el ministro de la buena sintonía de los trabajadores y las instituciones comunitarias. No hay prisa. La multa por desacatar la sentencia del Tribunal de Luxemburgo no se llegará a ejecutar. Violeta Bulc estña dando tiempo a la negociación para que no se paralicen unos puertos que cerrarán el año 2016 en positivo… pese a los palos en las ruedas puestos desde OPPE.

Así, Juan Aguirre mediante, Anesco aprobaba ayer algo ya sabido: que mantendrá el proceso de diálogo abierto con los sindicatos, “manifestando las diferencias que aún existen, para tratar de acercar posiciones y profundizar en la definición de algunos aspectos concretos, en fechas próximas”.

Cabe destacar que en el primer encuentro del año –vis a vis- entre trabajadores y empleadores, los representantes de Anesco le explicaron a Goya y sus acompañantes que deben cambar algunas condiciones... irrenunciables para que las empresas puedan seguir empleando al personal de la estiba y con vistas a ser incluidas en una posterior negociación del V Acuerdo Marco. Entre estas medidas está la reducción de los costes operativos a través una flexibilización de las condiciones de los estibadores, recortes en sus funciones, además de una rebaja salarial y de prejubilaciones pactadas para aminorar el personal de las Sagep.

Desde el sector de la estiba han explicado a NAUCHERglobal que cualquier negociación de sus  dirigentes deberá ser, posteriormente, refrendada por los trabajadores en asambleas en cada uno de los puertos. No obstante se sabe que, cualquier decisión que tome la cúpula de Coordinadora tiene el 99% de posibilidades de ser refrendada por los propios compañeros de los negociadores.

Nuevamente, la pelota vuelve al tejado del Ministerio de Fomento. Íñigo de la Serna que asumió su nuevo cargo de manera sorpresiva para él mismo no tuvo otro remedio que confiar en la gente que había dentro de la casa cuando llegó. Ahora que ya va conociendo –poco a poco- los intríngulis del departamento y de sus ejecutivos, es hora de que tome cartas en el asunto y se ponga a negociar.

El talante de diálogo –lo dijimos desde el primer día- lo tiene. Ahora tiene que mostrárselo a los demás. Por lo pronto, lo primero que debe hacer es atender personalmente a los trabajadores y a las empresas… y quizá le haría un bien hacerlo de manera conjunta y sin la presencia de José Llorca que, al fin y al cabo, fue el agitador de todo el problema cuando en febrero de hace dos años, se quería sacar de la manga un Proyecto de Ley que hacía desvanecerse un sistema que funciona (a los datos de tráfico me remito) para su propio beneficio.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda