Volver al listado de noticias

ALGO HUELE A PODRIDO EN LA CAMPAÑA CONTRA MARINA PORT VELL

  • Náutica de recreo
  • Puertos

JUAN ZAMORA 16/11/2014

Blog: "El barógrafo"

A un espectador imparcial le debe resultar imposible entender la campaña de linchamiento organizada contra Marina Port Vell (MPV), de Barcelona, desde que hace cuatro años Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) vendió el derecho concesional a un grupo británico dispuesto a invertir lo necesario para convertir la marina en un puerto para buques de recreo. Una campaña sustentada en mentiras y medias verdades en la que recientemente han involucrado, sin saber por qué, al actual alcalde de Barcelona, al presidente de la Autoridad Portuaria y al presidente de la Generalitat de Cataluña.

En un primer momento la plataforma “Defensem el Port Vell”, una iniciativa cuyos inductores todavía son desconocidos, invocaba mentiras flagrantes (la privatización de un espacio público), profecías sin sentido (la reforma de MPV comprometía la seguridad del puerto de Barcelona), y disparates pueriles (MPV será un espacio de lujo para ricos que desnaturalizará el barrio de la Barceloneta), como argumentos para oponerse a las obras de reforma de MPV.

Con posterioridad, una vez deshecha la plataforma y archivados sus argumentos, surgen diferentes informaciones que ponen en entredicho el origen del dinero invertido en la reforma. Esas noticias, supuestamente basadas en una investigación de la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC), iban derramando sospechas e insinuaciones maliciosas sin ninguna base ni concreción. 

Conviene aquí exponer que la OAC tiene atribuido, de acuerdo con su ley fundacional (Ley 14/2008 de 5 de noviembre), el control del sector público en los ámbitos de la prevención y la investigación de los casos de corrupción, unas competencias que no abarcan a una empresa privada de capital privado, cuya hipotética investigación correspondería, en su caso, a la Fiscalía. Por si ello no bastara, en la página en red de la OAC, apartado “Investigaciones”, no aparece nada que tenga que ver con Marina Port Vell, ni con el puerto de Barcelona. Como más próximas aparecen tres investigaciones que afectan al Ayuntamiento de Barcelona, la última de las cuales, sobre urbanismo, se resolvió con un informe el 20 de marzo de 2013, hace más de un año y medio. 

Algunas de las noticias recientes publicadas en El Mundo, El País y El Confidencial, dizque basadas en una enigmática investigación de la que no hay constancia en la información que ofrece la OAC, resultan realmente cómicas. Por ejemplo la insistencia en que el capital del inversor propietario de la concesión de MPV venía de magnates rusos, a lo que añadieron que eran directivos y propietarios de la petrolera Lukoil. En NAUCHERglobal desconocemos la composición del capital de grupo Salamanca, concesionario actual de MPV, pero nos asombra que alguien criminalice las inversiones que pudieran venir de Rusia, como si estuvieramos en tiempos pasados, cuando el oro de Moscú era pecado mortal. 

Al origen del capital invertido se unía una confusa utilización de bancos situados en paraísos fiscales, Chipre, Luxemburgo, Malta, etc. igualmente criminalizados como si sólo MPV y el grupo Salamanca operaran desde esos bancos, o como si esos bancos fueran ilegales.

Tanta insistencia en ensuciar el proyecto de reforma de MPV desde que la sociedad que preside Ester Koplovitz vendió el derecho concesional suscita muchas dudas sobre qué intereses mueven los hilos del fatigoso ruido. Es notorio, además, que ese ruido amarillento impide la aparición de debates mucho más serios y veraces sobre la utilización de los espacios y la política portuaria.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda