Volver al listado de noticias

ACTO DE CAMPAÑA ELECTORAL ENMASCARADA EN BARCELONA A COSTA DEL PUERTO Y SUS ACCESOS

  • Administración marítima
  • Infraestructuras portuarias
  • Puertos

DANIEL MOLERO 15/06/2016

Blog: "Viento de Tramontana"

La cúpula del Ministerio de Fomento, que encabezaba la titular de la cartera Ana Pastor, se dejó ver ayer en Barcelona para firmar los dos convenios que deben llevar a iniciar la construcción de los tan necesarios accesos ferroviarios en el margen Sur de la instalación. Se trata, sin duda, de una gran noticia para el puerto y la ciudad. Sin embargo llega tarde, una década tarde, y las formas, no han sido las más correctas.

Se anunció el pasado viernes en Consejo de Ministros (ver información relacionada), un día después de que se diera el pistoletazo de salida a la campaña para las elecciones generales del próximo día 26 de junio. Además, se ha hecho con las Cortes Generales disueltas y con un Ejecutivo que lleva en funciones desde el pasado mes de diciembre. Se ha firmado, además, tres años después de rubricar un protocolo de actuación con la Generalitat de Catalunya y la propia Autoridad Portuaria (ver información relacionada).

Desde el ministerio, donde no creen en las casualidades, se señaló que, en absoluto era un acto electoralista, que se trataba de un trámite administrativo. No obstante, Pastor se hizo acompañar a Barcelona por el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, los presidentes de Adif y Puertos del Estado y la Delegada del Gobierno en Catalunya –o una figura de cera, no se sabe bien-. También estaba el conseller catalán del Ramo, Josep Rull, y el secretario de su departamento, el presidente de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), presencia también para las concejalas de Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat y, obviamente, Sixte Cambra, presidente del puerto catalán y anfitrión del acto. Demasiada gente para ser un acto meramente administrativo, ¿no creen?

Rull inició un breve parlamento en el que lo primero que hizo fue remarcar el retraso para la firma de los convenios, a pesar del gran retorno económico y laboral que pueden dar. Puso en valor el trabajo realizado desde la Generalitat para alcanzar los acuerdos, sobre todo por lo que hace la cesión gratuita a Fomento de los espacios de vías propiedad de FGC, auténtico caballo de Troya de la negociación: nadie puede entender cómo desde Fomento se pedía el pago de un canon a los convoyes de los ferrocarriles autonómicos, cuando ha sido ésta la empresa que cede gratuitamente sus terrenos.

Me sorprendió gratamente la concejal de Barcelona, Janet Sanz, aunque nerviosa en su discurso, fue la única que citó, además del retraso de la firma, los beneficios medioambientales que el ferrocarril supondrá para la ciudad y el entorno metropolitano.

Finalmente Pastor. Si algo se le debe reconocer a esta ministra –pese a su escaso conocimiento de la materia ya que como saben es médico de profesión- es su saber estar y su posición dialogante con la Generalitat, tanto en el caso de Rull como el de sus predecesores en el cargo, Santi Vila y Lluís Recoder, a los que citó. Lástima que no se haya sabido acompañar de profesionales de mayor nivel en los puertos.

Ana Pastor sacó pecho de las inversiones acometidas desde 2011 en Catalunya (y eso que no era un acto de campaña…) y ofreció unas pinceladas de los proyectos que venía a rubricar. Quizá los debería haber tenido mejor estudiados para comparecer ante los periodistas. Reconoció la ministra, y eso la honra, que le hubiera gustado que los tempos, antes de la firma, hubieran sido más cortos, pero se escudó en las dificultades técnicas para no haber alcanzado antes los acuerdos. Triste, pero cierto.

Sobre plazos poco más pudo decir. Ella está en funciones, y los altos ejecutivos de las empresas públicas que forman parte de su ministerio penden de un hilo a expensas de lo que ocurra el 26J. Sí que dijo que en julio se encargarán los proyectos (no dijo de que año) ya que se ha consignado una retención de los créditos y será entonces cuando el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) confíe su redacción. Faltarán aún las licitaciones, el concurso, el encargo, el inicio de las obras y un largo etcétera de trámites burocráticos.

A todo esto, Barcelona, el principal puerto español en comercio exterior y que vehicula cerca de una quinta parte del tráfico de importación y exportación de productos de alto valor añadido seguirá en compás de espera… a pesar de financiar la obra al 50%.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda