Volver al listado de noticias

ACCIONA PRETENDE DESHACERSE DE TRASMEDITERRANEA ANTES DE FINAL DE AÑO

  • Economia Marítima
  • Navieras

NAUCHERglobal, Daniel Molero 31/07/2014

La multinacional española Acciona presentó ayer los resultados económicos correspondientes al cierre del primer semestre, donde obtuvo un beneficio global de 68 millones de euros. Sin embargo, una de las partidas que arrastran pérdidas (desde hace varios ciclos económicos) es la que corresponde a su negocio marítimo, concretamente a su filial Trasmediterranea, compañía de la que pretende deshacerse antes de que finalice el presente año, según confirmó ayer el director de desarrollo corporativo del grupo, Juan Muro Lara.

No es, sin embargo, una información que coja por sorpresa a nadie. Son muchos los que saben que la empresa que preside José María Entrecanales tiene fijado en su libreta de deberes la venta de la antigua naviera pública española, debido a las pérdidas que supone en el balance de resultados de Acciona y también motivada por el cambio de rumbo de la compañía matriz hacia el negocio energético.

En este punto, Trasmediterránea se trata de un activo que nunca ha sido estratégico para Acciona, habida cuenta que la reprivatización de la naviera fue adjudicada por el Gobierno de José María Aznar a la empresa de la familia Entrecanales en su momento, probablemente como compensación a otras adjudicaciones, un sistema más o menos similar a la venta en los últimos años de los bancos y cajas de ahorros deficitarios a corporaciones financieras de mayor bagaje económico.

Trasmediterránea ha sido durante años la naviera líder en el transporte de pasajeros entre la Península y los dos archipiélagos, además de las rutas con las ciudades autónomas africanas. No obstante, la liberalización del mercado de hace unos años, puso en jaque los números de la compañía que vio como otras empresas establecían mejores precios. Esto, además de los sueldos de las tripulaciones (que no pocas voces críticas consideran que están fuera de mercado en relación con la competencia), son también causa de que Acciona pretenda desprenderse de la naviera.

En todo caso, durante 2013, Trasmediterránea gestionó una flota de 18 buques propios, además de otros ocho fletados y transportó a 2,63 millones de pasajeros, un 5,6% más que en el año anterior; además de 630.212 vehículos y 5,16 millones de metros lineales de carga (+6%).

En cualquier caso, la guerra de precios y de trayectos anteriormente mencionada ha hecho que durante la primera mitad del presente año la compañía haya visto reducido el número de pasajeros embarcados el 13,4%, hasta las 898.085 personas, lo que conlleva además una reducción del  número de vehículos (del 17,4%,  con 196.388 unidades), por mucho que ha aumentado el número de mercancías en un 5,9%.

Las cifras que presentó ayer Acciona muestran que la facturación de la naviera ha decrecido en el primer semestre del año el 1%, hasta 185 millones de euros y su beneficio bruto de explotación (Ebitda), por mucho que mejora en dos millones de euros las cifras de 2013, fue negativo en 5 millones.

Entrecanales ha intentado vender Trasmediterranea en varias ocasiones: una de las más sonadas fue en el año 2009, cuando encargó un informe a una entidad externa para transferir el negocio naviero por una cifra de 850 millones de euros (la compra en el año 2000 fue por un valor aproximado de 300 millones). No obstante, no hubo ofertas en firme.

Para la transacción prevista a finales de año ya han sonado cantos de sirena de varias compañías relacionadas también con el negocio marítimo, tanto estatales como extranjeras con vinculación en España. Sin embargo, tampoco sería descartable que Trasmediterranea pudiera a pasar a formar parte de la cartera de activos de algún fondo de inversión internacional, con capacidad para aguantar la pérdida de pasajeros, que algunos analistas consideran cíclica, y venderla al mejor postor más adelante.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda