Volver al listado de noticias

A LA ESPERA DE UN NUEVO DIRECTOR GENERAL DE MARINA MERCANTE

  • Seguridad marítima
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Juan Zamora 26/05/2018

El pasado sábado, hoy hace una semana, el Boletín Oficial del Estado publicaba el cese de Rafael Rodríguez Valero como director general de Marina Mercante. Mal acostumbrados a no recibir ni esperar explicación alguna por la decisión del Ministerio de cesar a quien tal vez ha sido el mejor director general de los últimos 30 años si nos atenemos a los éxitos de su gestión (gracias, señora Ana Pastor), cabía confiar al menos en que el Ministerio de Fomento se aprestaría a nombrar un nuevo director, la nueva autoridad marítima española.

NAUCHERglobal publicaba el pasado día 18 la noticia, una buena noticia, de que Víctor Jiménez dejaría su plaza en la Organización Marítima Internacional para encabezar la Dirección General de Marina Mercante. Nada es seguro en la política española, degradada día a día hasta límites inimaginables, donde los ceses y nombramientos responden a caprichos y conveniencias de tal o cual mandamás del gobierno o del partido, a quien el interés general o el simple cumplimiento de la Constitución, ese principio de mérito y capacidad exigible a los servidores públicos, les suena a chino. Ellos a lo suyo, a forrarse de forma delictiva, o a colocarse, de forma no menos delictiva, en puestos a los que jamás llegarían por talento y conocimientos. Decíamos entonces que sería deseable que el nombramiento del nuevo director general de Marina Mercante no demorase muchos días. Un cargo de tanta responsabilidad técnica, añadíamos, no puede estar vacante, a no ser que el Gobierno quiera añadir uno más a los difíciles problemas con que ha de lidiar todos los días.

El destino de Rafael Rodríguez Valero le conduce a presidir la Autoridad Portuaria de Ceuta, un destino complicado, pues ha de sustituir a José Torrado, durante 21 años presidente del puerto, cesado por estar inmerso en un proceso jurisdiccional acusado de prevaricación y malversación de caudales públicos, por el que la fiscalía le pide cinco años de cárcel y seis la acusación particular. NAUCHERglobal pudo comprobar hace tiempo cómo se las gastaba el señor Torrado cuando alguien osaba cuestionar mínimamente su gestión, aunque fuera con una información irreprochable. Como sabe todo el mundo, un cargo público con tantos años al mando como el señor Torrado, acaba generando una cultura cortijera en la que patrimonializa el organismo o la institución. La AP de Ceuta era de Pepe Torrado. Había tenido tiempo de colocar a su gente, rodearse de personas que le debían el puesto a él, y que por tanto estaban obligadas a aplaudir, o a callar, hiciera lo que hiciera el jefe, y tejer complicidades de todo tipo, pero sobre todo de carácter maligno. Huelga decir que las ideas innovadoras, las iniciativas que en su día pudo aportar el señor Torrado se habían agotado, si es que las tuvo, tras los cinco o seis primeros años de su mandato. Los otros 15 han sido un festín contrario a los intereses públicos. Nada de todo esto es desconocido por la ciencia política, que recomienda no permanecer en un mismo puesto directivo más de seis, siete u ocho años, tras los cuales el sistema ha de impedir que el mandato se convierta en ilimitado. Por higiene democrática, claro, pero sobre todo por simple eficacia, para evitar la esclerosis del organismo y las tentaciones del capataz impune. En España tenemos incontables pruebas de la verdad del aserto.

Rafael Rodríguez Valero ha demostrado con creces su valía como profesional del mundo marítimo y portuario, y su sobresaliente personalidad como cargo público al frente de un organismo tan difícil y con competencias tan importantes como la Dirección General de Marina Mercante. O sea que es probable que logre realizar una buena labor regeneradora, imprescindible en el puerto de Ceuta. Cabe suponer que para eso lo ha nombrado el presidente de la Comunidad Autónoma. Y cabe esperar que le doten con todos los medios necesarios para llevar a cabo esa labor, pues de lo contrario fracasará de nuevo el puerto y la ciudad de Ceuta.

 

NOTICIA RELACIONADA

Se habla de Víctor Jiménez como nuevo director general de Marina Mercante

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda