Volver al listado de noticias

2014: AÑO TRÁGICO PARA LOS PESCADORES GALLEGOS

  • Gente del mar
  • Administración marítima
  • Pesca

FELIPE LOUZAN 02/01/2015

Blog: "Desde barlovento"

El año 2014 deja un balance de accidentes en buques pesqueros intolerable para Galicia y para la gente de mar. Se han producido al menos un total de 24 muertos en seis accidentes que requieren ya un análisis profundo por parte de la Xunta de Galicia y del Ministerio de Fomento y que se tomen las medidas necesarias para que no vuelva a repetirse.

La mala racha comenzó el 17 de febrero de 2014 cuando el pesquero NUEVO SARA, con base en Mera (A Coruña), volcó cuando recogía las nasas del pulpo en las cercanías del islote A Marola en el Golfo Ártabro con el resultado de un muerto y un superviviente. Un islote muy famoso por el refrán “O que pasou a Marola pasou a mar toda” que viene a indicar que a partir de aquí hacia la ría se encuentran las aguas más tranquilas de la Ría de Ares, fondeadero habitual para los buques en espera de entrar a los puertos de Coruña o Ferrol.

El 10 de marzo amanecimos con la triste noticia del embarrancamiento del pesquero SANTA ANA, buque de capital gallego y con bandera portuguesa. El buque había zarpado de Avilés y embarranca poco después en las rocas que rodean al islote La Erbosa, situado cerca del cabo Peñas, con el resultado de un único superviviente y ocho muertos. Pocos días después, el 1 de abril el arrastrero gallego, también con bandera portuguesa, MAR DE MARIN colisiona en la Ría de Vigo con el buque Ro-Ro BALTIC BREEZE, con un balance final de cinco muertos. A continuación, el 17 de abril el arrastrero de bandera portuguesa y con base en Marín MAR NOSSO se inunda y vuelca a unas 20 millas al norte de Navia (Asturias) cuando faenaba en la costera de la caballa. Este accidente suma cinco muertos más a la lista y más desesperación y tristeza para los familiares y la gente de mar.

Ya rematando el año tenemos todavía que añadir otros dos accidentes. El volantero de Celeiro SAFRÁN se inunda, vuelca y se queda con la quilla al sol a unas 35 millas al norte de San Sebastian el 29 de noviembre con el resultado fatal de dos muertos. Días después inexplicablemente el buque bateeiro de 18 metros de eslora PAQUITO Nº 2, con base en Cabo de Cruz en la Ría de Villagarcía, zozobra el 16 de diciembre al doblar el cabo de Corrubedo cuando se dirigía a la Ría de Muros cargado con mejillón. Se suman tres muertos más a la larga lista, dos de los cuales siguen todavía desaparecidos.

El balance final del 2014, si mis datos son correctos, deja un total de 24 muertos de los cuales 7 cuerpos siguen sin aparecer y con pocas esperanzas de recuperarlos.

Es bien sabido que la pesca es una de las actividades más peligrosas en España y mucho más todavía en Galicia y la que muestra los mayores índices de siniestralidad, superando considerablemente a otras actividades económicas peligrosas como por ejemplo la construcción. Sin embargo, no se puede permitir que esto siga sucediendo y esperar a que ocurra otro accidente para volver a decir que se van a tomar medidas que poco después se dejan estibadas en el baúl de los recuerdos.

Es necesario que la CIAIM (Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos), adscrita al Ministerio de Fomento, reaccione con mayor celeridad y acierto en la investigación de los siniestros marítimos y que las recomendaciones se apliquen. Es necesario que Inspección de Buques actúe contundentemente en las inspecciones de los buques nuevos, en las reformas que se realicen en astilleros y en las inspecciones rutinarias. Pero sobre todo, resulta imprescindible mejorar las condiciones de vida, trabajo y seguridad de los trabajadores del mar y de la pesca en particular, porque actualmente estamos experimentado un retroceso notable que nos sitúa de nuevo en las condiciones previas a 1978.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda